Mientras empiezo a escribir esto, siento que estoy muy lejos de considerarme un “coach. Ésta, es una palabra que encierra mucho, un mentor, un maestro, un líder, un guía, quizás por ser un término anglosajón (que vino intrínseco con la cultura del Crossfit), es tomado en esta parte del mundo, muy a la ligera.
Martin Rooney, es uno de mis primeros mentores y modelos a seguir. Cuando tome su certificación, me hizo ver que al momento de pararte frente a otros y pretender tomar el curso de sus entrenamientos, debes tener una brújula, un sistema, una guía, a la cual recurrir constantemente a través del camino. Debes empezar por definir, ¿quien eres tú?, ¿en que te quieres convertir? y ¿cuál es tu propósito?.
Cuendo decides ser un Coach, debes definir los principios que van a formar parte de tu brújula, para cuando te pierdas (y créeme que va a pasar en algún momento) vuelvas a lo básico, a esos principios que te mantienen alineado con tu propósito y con lo que quieres lograr en los demás. Los entrenadores , deben hacer un juramento hipocrático de no dañar a nadie, estamos para construir, no para destruir, asi lograremos que las personas se sientan mejor consigo mismas.
Con todo el auge de los “ejercicios funcionales” pareciera que el mejor entrenador, es aquel que más castiga a sus alumnos con las rutinas más locas y salvajes. No hay guía, no hay propósito, no hay coaching… en lo personal, pienso que el objetivo de todo entrenador serio, debe fundamentarse en buscar los principios más sólidos de entrenamiento, acercarse a los mejores del mundo y recolectar los mejores engranajes para nuestra Brújula. Recopilar las mejores prácticas, de aquellos que han recorrido el camino antes que nosotros, y comprometerse con ellas. Asimismo, debe crear una Antología de principios y prácticas de entrenamiento, salir de YouTube y buscar en los libros, buscar el porqué de las cosas que se ven a diario en un Box o gimnasio.
Un entrenador no puede sufrir de falta de conocimiento. Si bien, ningún libro puede sustituir la experiencia ganada a través del día a día de interacción con personas de variados factores limitantes y capacidades distintas, es necesario tener la suficiente humildad para afirmar que en realidad no sabemos nada, y necesitamos seguir aprendiendo.
Cuando se trata de “Coaching” nadie es perfecto. La meta, es continuar creciendo, nutrirse de conocimientos, mantener apertura mental a nuevos conceptos e ideas y mantener el compromiso con nuestros principios y nuestra BRUJULA. Y por último, y quizá lo más importante, siempre será necesario dar un paso atrás y analizar, si realmente somos lo que nuestros alumnos y atletas esperan de nosotros.

Ronel Velasquez

Coach
LiftingIronVzla
YouRXhp